Artículos y Noticias

Láser Estético

Arañas vasculares en las piernas

Escrito por: AEMLE | El día: 8 - diciembre - 2010 | 0 Comentarios

Telangiectasias

Las telangiectasias o arañas vasculares son pequeñas varices que se encuentran a nivel superficial de la piel y que suponen especialmente sobre todo un problema estético para aquellas personas que padecen el problema, ya que en muy raras ocasiones provocan dolor u otros tipos de síntomas propios de las varices.


Las arañas vasculares o telangiectasias surgen más frecuentemente en el ala nasal, mejillas y piernas. La presencia de arañas vasculares en las piernas de las personas es una afección vascular que afecta a millones de personas en el mundo.

Las arañas vasculares generalmente suelen aparecer cuando los capilares de la superficie de la piel se dilatan, pudiendo ser provocado por varias causas, de tal modo que adquieren una tonalidad o color rojizo o azulado, afectando especialmente a las mujeres.

Causas que provocan su aparición

Algunos de los motivos que provocan y favorecen su aparición son las causas genéticas, el embarazo o cambios hormonales, el consumo de anticonceptivos orales, permanecer de pie durante largo tiempo, el sedentarismo, utilizar ropa que sea demasiado ajustada y tacones muy altos, el consumo de algunos medicamentos e incluso el estreñimiento habitual o crónico.

Otros motivos que pueden provocar la aparición de las arañas vasculares son la exposición prolongada al sol o el aumento de peso.

Láser estético para eliminar las arañas vasculares

Hoy en día la forma más rápida y eficaz de eliminar las arañas vasculares que aparecen en las piernas es el tratamiento con el láser estético ya que resulta ser el tratamiento más seguro y eficaz a la hora de eliminar este tipo de problemas vasculares. El láser más Nd: Yag es con el que obtienen resultados más satisfactorios y por tanto es el más utilizado para este problema.

Los dispositivos láser logran destruir selectivamente o dañar las venas anormales mediante la energía calórica que transmiten. Una ventaja de esta técnica es que no se precisa el uso de agujas, aunque puede producir un leve dolor en la zona que se esté tratando.

Los resultados se podrán comenzar a observar pasadas aproximadamente unas 4 semanas después de la sesión láser. Generalmente se recomiendan entre 1 y 2 sesiones para conseguir unos buenos resultados en nuestras piernas dejándolas libres de rojeces y consiguiendo una piel mucho más sana.

Es un tratamiento realmente sencillo y no invasivo, que tan solo necesita entre 10 y 20 minutos en el ambulatorio. Este proceso no requiere hospitalización por lo que el paciente podrá reanudar de forma inmediata la vida normal.