Artículos y Noticias

Láser Estético

Eliminación de tatuajes

Escrito por: AEMLE | El día: 3 - octubre - 2010 | 0 Comentarios

El incremento considerable que ha sufrido la sociedad actual en la moda de realizarse tatuajes ha provocado que existan cada vez más personas que deseen eliminar su tatuaje, ya que con el paso del tiempo se decoloran perdiendo la intención inicial estética que se buscaba.

Hasta hace relativamente poco tiempo, los múltiples intentos por eliminar los tatuajes no lograban unos buenos resultados, ya que métodos como la dermoabrasión provocaban cicatrices en la zona donde se encontraba en tatuaje.

El láser más eficaz que se emplea actualmente es el láser Nd-Yag, ya que posee la capacidad de eliminar los pigmentos de los tatuajes sin provocar ningún tipo de cicatriz ni marcas residuales en la piel.

La luz que emite este láser posee una longitud de onda que consigue romper los cúmulos de pigmentos que hay en nuestra piel y que forman el tatuaje, dejando la piel completamente íntegra.

¿Se elimina por completo el tatuaje?

Por norma general todos los tatuajes pueden ser eliminados, pero la rapidez de eliminación dependerá de factores como la cantidad de tinta utilizada y los tonos empleados en el tatuaje.

– Tinta negra (tonos oscuros): Son las mejores tonalidades que responden al láser a la hora de eliminar el tatuaje, por lo que se eliminan más rápidamente que el resto.
– Tinta de tonos rojos: Se requiere una longitud de onda diferente. Aunque responden bien, para su completa eliminación se necesitará alguna sesión más que en los colores oscuros.
– Tinta de tonos verdes: Son los colores que se eliminan más lentamente, y por tanto los que necesitarán un mayor número de sesiones para llegar a su eliminación completa.

¿La eliminación del tatuaje es dolorosa?

El láser emite el haz de luz en unos cortos periodos de tiempo denominados pulsos. La sensación dependerá de la densidad que posea el pigmento, pero generalmente la sensación que se percibe durante el impacto de los pulsos en la piel se asemeja a unos pequeños picotazos, por lo que otro factor que influirá es la sensibilidad de la persona. Las molestias se pueden contrarrestar perfectamente con la aplicación de cremas anestésicas o frío local.

¿Este tratamiento provoca marcas o cicatrices?

Inmediatamente después del tratamiento puede surgir enrojecimiento o inflamación en la zona tratada que desaparece al cabo de 24-48 horas.

Dependiendo del color del tatuaje, la piel puede adquirir un aspecto apergaminado en la zona tratada que desaparece a los 15 días después de la aplicación de una pomada antiséptica-antiinflamatoria.

Se debe evitar la exposición a los rayos UVA o al sol, y de este modo evitar el riesgo de hiperpigmentación de la zona, así como evitar la sauna o ejercicio intenso que provoque sudoración. Siguiendo estas recomendaciones no quedará ningún tipo de marca en la zona donde se encontraba el tatuaje.