Artículos y Noticias

Láser Estético

Laxitud y flacidez

Escrito por: AEMLE | El día: 6 - octubre - 2010 | 0 Comentarios

Con el paso del tiempo la piel comienza a perder flexibilidad, firmeza y tersura. La perdida de laxitud y la flacidez son signos de envejecimiento de la piel, aunque también pueden aparecer como consecuencia del postparto, una vida sedentaria, la obesidad o debido a una pérdida de peso considerable de forma brusca.

La laxitud y flacidez que aparecen en la piel son unos problemas realmente comunes en la sociedad actual y que afectan especialmente de forma estética a la persona que las padece.

Flacidez

Cuando se habla de flacidez se hace referencia a una disfunción cutánea propia del envejecimiento natural o acelerado por factores internos o externos, que se encuentra relacionado con el colágeno y la elastina de nuestra piel (fibras que sostienen nuestra piel).

De modo que cuando esto ocurre, nuestra piel pierde su tersura, firmeza y elasticidad, y la grasa que se encuentra por debajo puede surgir en forma de la conocida “piel de naranja”, otro de los mayores problemas que sufren las mujeres de hoy en día.

Laxitud

Cuando se habla de laxitud se hace referencia  a la capacidad que posee nuestra piel en condiciones normales de estirarse. La laxitud de la piel permite a las personas distender la piel sin apenas esfuerzo.

Según pasa el tiempo y envejecemos, se comienzan a observar los efectos que produce la gravedad, el estrés de nuestra piel o la exposición al sol. Aparecen pliegues en la piel y hay zonas que empiezan a descolgarse.

Tratamiento láser contra la laxitud y flacidez

El tratamiento basado en la tecnología láser para combatir la flacidez corporal y la pérdida de laxitud en diversas zonas de nuestro cuerpo logra obtener unos resultados realmente óptimos.

El tratamiento láser es una alternativa realmente eficaz que posee muchos beneficios para el paciente, ya que al tratarse de una técnica láser se disminuye el impacto en nuestro cuerpo al no tratarse de cirugía, el tratamiento implica menos riesgos, menores molestias y supone una menor inflamación después de la intervención.

Gracias a esta técnica se logra eliminar la flacidez de la piel logrando ganar una mayor tersura y elasticidad aportando al sujeto un aspecto mucho más saludable y joven. En cuanto a la laxitud el láser logra tonificar y tersar las zonas afectadas de nuestra piel.

Por norma general, los resultados  pueden observarse pasados un mes después de la sesión. Es un tratamiento que proporciona una alta satisfacción a los pacientes que se someten a ella.