Artículos y Noticias

Láser Estético

Quiste sacro: la solución está en la depilación láser

Escrito por: AEMLE | El día: 23 - enero - 2011 | 0 Comentarios

Quiste pilonidaldepilacion laser quiste pilonidal

El quiste sacro es un problema que afecta a un elevado porcentaje de la población joven, una afección que también es conocida como quiste pilonidal, fistula sacrocoxígea o sinus pilonidal, que suele encontrarse ubicado próximo al pliegue interglúteo, o lo que es lo mismo, entre las nalgas.

La palabra pilonidal significa “nido de pelo”, lo cual nos hace tener una idea del tipo de afección ante la cual nos encontramos, un problema que puede ser realmente doloroso y que afecta con mucha más frecuencia a los varones. Por norma general, este problema surge entre los 15 y 24 años de edad.

Aunque por norma general estos sacos o bolsas se encuentran localizados cerca del coxis, no se descarta su aparición en zonas como por ejemplo las axilas, el ombligo e incluso el pene (localizaciones mucho menos habituales).

Es muy común que se origine una especie de pequeño canal por el cual se drene desde el bulto infeccioso hacia la superficie de la piel. La infección que produce el quiste sacro es realmente dolorosa, asimismo una vez que el bulto infeccioso drena el contenido hacia el exterior, el sujeto siente gran alivio, aunque el saco nuevamente vuelve a llenarse.

Quiste sacro: causas de su aparición

La principal causa que provoca su aparición son los vellos que se encuentran encarnados en la piel.

No se tiene la certeza de que el quiste sacro pueda ser provocado por traumatismos, aunque sí que se podrían inflamar los ya existentes en la zona como consecuencia de un traumatismo.

Algunos expertos han propuesto que los quistes sacros pueden ser resultado de una especie de hoyuelo pilonidal de carácter genético, ya que contribuye a su formación el exceso de sudoración.

Tratamiento para el quiste sacro: depilación láser

Nos encontramos ante un problema que es producido como consecuencia de los vellos encarnados, por lo que si los vellos de la zona se eliminan el problema desaparecerá y no volverá a surgir nuevamente.

Los métodos empleados comúnmente como la cirugía o antibióticos no logran eliminar el problema de raíz, ya que existe en 40% de recurrencia después de la cirugía, debido a que la solución definitiva es eliminar el foco de infección (vello encarnado) mediante la depilación láser.

Por ello la depilación láser es el mejor tratamiento que se puede aplicar ante un caso de quiste sacro, ya que el paciente podrá librarse de todo el vello que se encuentre en la zona sacra evitando así el riesgo de que el vello se vuelva a encarnar y formar un bulto infeccioso que no deje de secretar pus.

La depilación láser resulta realmente eficaz para este tipo de problema, logrando unos resultados magníficos y rápidos.