Artículos y Noticias

Láser Estético

Tumores y alteraciones vasculares faciales (angiomas, hemangiomas, manchas de vino oporto – PWS)

Escrito por: AEMLE | El día: 16 - agosto - 2010 | 0 Comentarios

Nuestro rostro puede presentar tumores o alteraciones vasculares faciales que logran perjudicarnos seriamente debido a que la afectación estética que produce es considerable para quien lo sufre. Estas alteraciones son unas dilataciones vasculares y lesiones rojas secundarias que pueden mostrar diferentes formas como por ejemplo las que poseen forma de araña, la cuperosis o los angiomas.

Angiomas

Los angiomas son acumulaciones de capilares inmaduros que generalmente suelen aparecer en el nacimiento o poco tiempo después. Pueden llegar a alcanzar varios centímetros o incluso toda la extremidad del sujeto.

Hemangiomas

Los hemangiomas son unos verdaderos tumores benignos que suelen mostrar una coloración rojiza (se hace referencia al hemangioma capilar) o violácea (se hace referencia al hemangioma cavernoso, indica mayor profundidad).Los primeros generalmente surgen en la primera época de la vida, mientras que los segundos generalmente aparecen más tarde.

Manchas de vino de oporto (PWS)

Son angiomas planos que suelen aparecer en los neonatos, y no desaparecen de forma espontánea. Su tamaño no cambia con el paso del tiempo, pero su coloración tiene variaciones según crece el niño. Es una mancha rojiza o violácea, de mayor o menor intensidad, que se encuentra especialmente en cara y cuello. Esta coloración es producida por una mancha o malformación cutánea congénita. Es un problema que provoca verdaderos problemas emocionales y sociales al sujeto afectado debido a la estética que presenta.

Tratamiento de los tumores y alteraciones vasculares faciales

En la actualidad, la utilización del láser es la mejor opción para tratar y eliminar de forma adecuada y permanente estas lesiones o problemas cutáneos vasculares. La  luz pulsada intensa es la más eficaz y empleada por norma general, aunque no es el único.

La eliminación de este tipo de lesiones vasculares es un motivo realmente frecuente en las consultas médicas de dermatología.

Las lesiones que se encuentran mucho más superficiales responde mejor al tratamiento con láseres de longitudes de onda más bajas y pulsos más cortos, mientras que las lesiones más profundas responden  mucho mejor a las longitudes de onda más elevadas y pulsos largos.

Para lograr la eficacia en su eliminación es preciso que el láser logre calentar de forma específica la hemoglobina, y de este modo cuando aumenta la temperatura, la pared capilar se comienza a inflamar cerrando el vaso ya que coagula de forma selectiva los capilares que se encuentran dilatados respetando la integridad de la piel.